Featured Slider

Cómo elegir el montaje de tu evento: teatro vs. escuela

En la entrada de hoy volvemos a hablar de montajes, pero ahora lo haremos de una forma más analítica. Espero así ayudaros a decidir qué montaje se adapta más a vuestro evento, y por ello hoy vamos a hacer una comparativa entre los dos tipos de montaje más habituales en los eventos corporativos: el montaje tipo teatro y el montaje tipo escuela.

Os dejo más abajo también el enlace al vídeo de mi canal, donde os explico este tema cara a cara, que tiene más gracia.




Comenzamos por definir cada uno de los montajes y sus características.

Montaje en teatro: es el tipo de montaje más sencillo, también el más común. Puede haber variaciones en la posición de las sillas (en semicírculo o anfiteatro, en espiga...) o en su inclinación, así como en la cabecera en donde la presidencia puede ser en mesa, butacas, atril... Pero la idea es que los asistentes se ubiquen en sillas, sin apoyo adicional.

Este tipo de montaje es ideal para las reuniones más o menos breves e informativas, como las juntas de accionistas, ruedas de prensa, ceremonias de entrega de premios, presentaciones de marca o producto..., así como aquellas reuniones que requieran una interacción, por ejemplo una conferencia sobre lenguaje no verbal en la que los asistentes tengan que juntar sus sillas en grupos para hacer alguna actividad. 

Es el montaje más adecuado en situaciones en las que dentro de una misma jornada se produzcan varios cambios de temática / ponente y ello favorezca que los asistentes no sean los mismos durante toda la jornada.

También es recomendable para congresos o convenciones con varias salas, en las que los asistentes tengan que cambiarse de sala con frecuencia, ya que necesitamos que ese cambio sea rápido, y la reposición de escribanías y aguas ralentizaría la dinámica.

Por último, si estáis pensando en realizar un acto de grandes dimensiones en el que sea necesario un salón muy amplio para albergar a muchísima gente, os recomiendo el tipo teatro, para favorecer que el salón se vea lo más limpio y despejado posible, y además ahorrar problemas de logística.

Montaje en escuela: es adecuado para las reuniones más densas, de tipo formativo, congresos científicos, y en general de más duración, en los que, en principio, no se produce ningún cambio en la distribución de sillas ni en los asistentes.

El montaje en escuela cuenta con sillas y mesas, así como sus correspondientes escribanías y aguas para cada asistente. En este tipo de montaje es imprescindible que durante las pausas se realice reposición de aguas si los asistentes son los mismos, y de aguas y escribanía si se produce un cambio en las personas que van a ocupar la sala.

Por esta razón siempre que se abandona la sala hará falta “entretener” más o menos a los usuarios para que la sede tenga tiempo para repasarlo todo: un coffee será suficiente en el primero de los casos, en el segundo se necesitaría quizá un almuerzo de trabajo. 

El montaje en escuela es bastante aparatoso y difícil de modificar una vez ya está desplegado, además ocupa mucho espacio en sala, por ello hay que estar muy pendiente de los números de asistencias, ya que a veces esa limitación de espacio (en escuela es muy necesario distribuir correctamente los pasillos para el acceso de los clientes) nos obliga a realizar cambios indeseados como hacer medio montaje en escuela y medio en teatro, algo que no es nada recomendable. Como os comentaba en un artículo anterior de este tema: EL MONTAJE DEBE SER SIEMPRE EL MISMO PARA TODO EL SALÓN.

Por lo general soy más partidaria de hacer un teatro que una escuela, aunque, claro está, dependerá del carácter de la reunión, las sillas con pala o bandeja son una buena opción porque no limitan tanto el espacio y dejan a criterio del cliente si utilizarla o no.

Espero con estos apuntes ayudaros un poco a elegir el montaje que más se adapta a vuestro evento.